domingo, 11 de junio de 2017

SANTI IBARRETXE. "Primital Trek" (2017)


Santi Ibarretxe es uno de esos músicos que lleva su profesión en la sangre, que lleva toda la vida dedicado a dar rienda suelta a todo el arte que lleva dentro. Que lejanos los tiempos cuando a finales de los 80 se instaló en Copenague, donde se licenció en el Conservatorio de Música Rítmica. Luego volvió a España donde formo Khatorno, aunque donde es más conocido es en su proyecto como Primital Bros, música a capella para reír y disfrutar.

En la actualidad compagina su proyecto Primital como músico de gira de Ana Belen. En su haber también se encuentra haber realizado música para anuncios, bandas sonoras para películas... Vamos un no parar. Un curriculum de esos para quitarse el sombrero.

"Primital Trek" en su tercer trabajo como Primital, tras "Primital" (2004) y "Primital bells" (2009), y para mí es su mejor mejor disco, valiente, donde las onamotopeyas y su lenguaje personal, nacido de su Babilonia particular, es el eje donde se construye unos de las producciones que más nos puede acordar al genio de Zappa. Acompañado por una elenco de músicos que son el perfecto acompañamiento a los ensueños de Ibarretxe, "Primital Trek" funciona de principio a fin.

Empezar el album con "DMT" y esa ración de rock progresivo que parece salido de una jaula de jilgueros, es la mejor manera para adentrarse en un disco que es puro disfrute. No es de extrañar las comparaciones que se ha hecho de Ibarretxe y sus Primital con Faemino Cansado. Ambos deconstruyen la aburrida realidad, esperan a su Godot particular, unos tirando de surrealismo nihista y el músico vasco elaborando un idioma propio, sinergia para doblegar al aburrimiento.

"Leicros" es un puntazo, rock grandilocuente, épica de opera para el salón de casa. "Todo cura" es tribal, festiva, volantazo de ritmos para soñar espacios siderales de dicha. Luego viene la zappatista "Lang fly", sugerente y emotiva, setentera y locuaz.

"Primital trek" es una batidora de cosas extrañas.Hay veces que es fácil volar cuando encuentras fusión con las voces en guerra a capella ("Tu si moni pasta"),y en otras parecen una especie de duendes burlones haciendo su particular viaje a épocas swing y rock orate ("Pirado daroti").

Hacen su versión particular de la world music en la exhuberante "Amysty Kirindu", ráfagas y radiación, flauta hipnotizadora, jazz de andar por casa. La verdad es que se nota que Santi se lo pasa bien, que disfruta en la elaboración de esta colección de bellas anomalías, como la roquera "New Balana", donde se da un buen festín de épica en un Aor mutante, venido de galaxias lejanas.

Para terminar este divertimento,  cachondeo y risas en "Monopatín". Juego de palabras, reloj frenópatico con horas pasadas de vuelta, una pasada. Primital, Ibarretxe, una propuesta genial que no sigue ningún canon previamente establecido, música sin paracaídas, sensaciones potentes. Zappa se hubiera divertido con esta maravillosa boutade. No hay que perdérselo.


No hay comentarios: